Sin categoría

Esperando la espera

Siempre estamos esperando a que llegue el momento, que este esperado instante llegue por fin al presente, sin ni siquiera darnos cuenta de que la vida va pasando. Mientras tú esperas, todo pasa. Sigue su rumbo sin darnos cuenta. Si tú andas con la vida, avanzas. Si no andas con ella, ella sigue avanzando sin ti. Y mientras te escondes en tu ansiosa espera, te estás perdiendo todas esas pequeñas cosas que realmente le dan sentido a la vida.

Esperar a que sea el momento de verlo, esperar a que lleguen las vacaciones, esperar a que llegue el tren, a que llegue el fin de semana, esperar a tener la noticia o esperar a encontrar trabajo. Y mientras tanto, ¿qué? ¿Dejamos que todo el resto pase sin darnos cuenta? ¿Sin ni siquiera disfrutarlo?

Tenemos que aprender a vivir el tiempo presente, sin poner todas las expectativas siempre al futuro. Lo único que se consigue es la angustia por no saber qué es lo que vendrá, angustia por no tener ningún tipo de control sobre lo que pueda pasar. De lo único que tenemos certeza y control, si así se puede decir, es del presente. Por ahora, el presente es todo lo que tenemos. Por eso tenemos que sacarle el máximo jugo, quién sabe, quizás mañana sea tarde para recuperar el tiempo perdido. Como buenamente decían hace años, carpe diem!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s